¿Qué es?

  • Abrazar lo que ya está ocurriendo.
    Nos empeñamos en vivir en lucha constante, totalmente en tensión, pensando que “las cosas no deberían ser así” ¿Cuántas situaciones cambian desde esta energía? Muy pocas.
  • Como todo en nuestra vida está interconectado si vivimos en lucha con las circunstancias también se verá reflejado, de alguna forma, en nuestras relaciones personales, por ejemplo.
  • Es escucha, no resignación. Este punto es importante porque muchas veces practicamos la aceptación de mala gana diciéndonos “Como no me queda otra…”. No, eso no es aceptación, es resignación y esto está lejos de la responsabilidad.
Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad