¿Dónde se manifiesta?

La falta de responsabilidad se ve cuando:

  • Proyectamos nuestro malestar personal sobre las demás personas (lo que todo la vida has conocido como culpar).
  • Rechazamos de las emociones interpretadas como negativas. ¿Te suena?
  • Pones todo el peso de tu existencia a “la vida” con frases como “La vida se encargará” o “Si esto no ha ocurrido como quería es porque la vida así lo ha decidido”.
  • Echamos balones fuera cuando nos equivocamos en la toma de decisiones o cuando nuestra decisión es no decidir.
  • Nos quejamos constantemente sin hacer nada por transformar tu situación.
  • Volviendo a la toma de decisiones, no decidimos y esperamos a que sean otros los que tomen las decisiones por ti.
  • Evitamos cualquier disputa o conflicto, lo que lleva a la complacencia hacia los demás. Cuando nos volvemos complacientes ponemos nuestra vida a disposición del otro para evitar ser rechazada o abandonada (holi, niña interior). Cada vez que actuamos desde la complacencia somos un poquito menos nosotras y un poquito más la persona que los demás quieren que seamos.

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad