Si quieres triunfar, ¡quema tus barcos!

 En PSICOLOGÍA

En realidad no voy a decirte qué tienes o no tiene que hacer, faltaría más.

Lo primero porque probablemente no te conozco lo suficiente y además sé que tienes una gran capacidad (oculta o no) de toma de decisiones. Vaya esto por delante, la expresión «Quema tus naves» (para nosotros barcos) va a hacer que te plantees alguna que otra toma de decisiones.

Además, te voy a revelar cuál es el poder más grande que tienes en tu vida. Sin excepciones.

 

Artículo Si quieres triunfar, ¡quema tus barcos!

 

Alejandro Magno, rey de Macedonia, siglo III a.c. Al parecer fue el mismísimo Alejandro (Alex para los amigos) el  que utilizó esta expresión en una de sus estrategias militares.

Cuentan que al llegar a las costas de Fenicia, ver que sus adversarios triplicaban en número y que su tropa estaba de capa caída porque se veía derrotada mandó quemar todas sus naves.

Qué gracioso este Alejandro (sí, todavía no tengo la suficiente confianza para llamarlo Alex). Si ya estaba el asunto complicado va y manda quemar lo único en lo que podían huir. Pero es que Alejandro es mucho Alejandro, y sabía por qué lo hacía.

Como cuenta Manuel Campuzano en su libro, al ver que la flota estaba ardiendo  «reunió a sus hombres y les dijo: Observad cómo se queman los barcos… Esa es la única razón por la que debemos vencer, ya que si no ganamos, no podremos volver a nuestros hogares y ninguno de nosotros podrá reunirse con su familia nuevamente, ni podrá abandonar esta tierra que hoy despreciamos. Debemos salir victoriosos en esta batalla, ya que solo hay un camino de vuelta y es por el mar. “Caballeros, cuando regresemos a casa lo haremos de la única forma posible, en los barcos de nuestros enemigos”».

Y como esto no es una clase de historia voy a contarte qué tiene que ver exactamente esta historia con tu vida.

Para empezar tiene que ver con el miedo, porque es el miedo el que te está anclando. Es el miedo el que no te está permitiendo desarrollar tu máximo potencial.

Al mandar quemar la flota Alejandro sólo les dio una opción: luchar para salir con vida.

No es que sea fan de las guerras (de hecho, nada), pero creo que tácticamente fue sublime su idea. ¿Qué hubiera pasado si con el panorama que había hubiese habido barcos? Habrían muerto muchísimas más personas de su tropa porque ni siquiera les habría dado tiempo a salir sin ser alcanzados.

En tu caso quemar tus barcos supone darte el empuje extra para avanzar sí o sí. Imagínate que eres autónomo (si lo eres ya sabes el panoramita que tenemos encima). Para que te hagas una idea la cuota mínima son casi 300€ mensuales, más el IRPF + el IVA. Vamos, un chollazo de los buenos.

¿Te comportarías igual si tuvieras que pagar la cuota de los 300€ que si no? Es decir, hay un mínimo en el que podrías trabajar sin darte de alta siempre y cuando no superes esa cifra. Claramente no. Si tienes que pagar la cuota mensual de autónomos pondrás una energía súper extra. La razón es muy sencilla, ya tienes un gasto fijo elevado que cubrir. En este caso la cuota actuaría como un activador.

El empuje y el arranque de las personas que tienen un empleo que cubre gastos y que no es diferente. Ya te he dicho que no voy a tomar decisiones por ti. ¡Ah! Y tampoco voy a pedirte que las tomes. Sólo quiero que hagas una visualización: imagínate quemando tus barcos, en el área que sea.

¿Cómo actuarías a partir de ahora? ¿Qué tendrías que hacer para conseguir tus objetivos? ¿Cómo sería tu vida? ¿Qué energía tendrías para tomar acción? Mejor, ¿tomarías acción inmediata?

Es que esto de quemar los barcos hace que te pongas un cohete en el culo casi irremediablemente. Es como estar entre la espada y la pared. O sacas la fortaleza bruta que llevas en tu interior y te comes el mundo, o te hundes. Sé que es una visión muy de blanco y negro, pero si pongo grises el efecto no es el mismo.

La realidad es que la seguridad y la comodidad nos ancla. Vivir en la zona de confort hace que no pases a la acción porque «más vale malo conocido que bueno por conocer». Por esa regla de tres veranea siempre en Cuenca que está más cerca y no tienes que cambiar de idioma. Olvídate de Londres, de París, de NY, de Noruega… ¿A que no lo harías?

¿Qué hace que la decisión de viajar no se aplique al resto de tu vida? El miedo. Más bien el rey de los miedos, el miedo a la incertidumbre.

El ser humano funciona por presión. ¿Te suena lo de darte la paliza a estudiar el día antes del examen? En contextos en los que estás estancado y bloqueado, quizá necesitas quemar naves para arrancar.

Tu mente baraja el dolor-placer que te va a provocar determinada situación. Hasta que la situación no se vuelva suficientemente dolorosa seguirás aplazando la acción todo lo que quieras.

Esto lo veo siempre en las sesiones online. Son unos cuantos años los que llevo trabajando en esto y todavía no he trabajado con nadie que venga porque sí. Yo misma, en su día, tampoco lo hice. Tuve que bajar a los infiernos de la ansiedad  para trabajar con mi terapeuta.

Los deseos, sueños y conocimiento a nivel mental son «aire». El poder está en ejecutar todo eso, en pasar a la acción e ir a por resultados.

Y aquí es donde entra en juego el poder del que te hablaba al principio, el poder de ELEGIR. Siempre estás eligiendo, ya sea consciente o inconscientemente. Cuando dejas algo en stand by prolongadamente, también estás eligiendo no elegir.

No nos vamos a poner en situaciones muy muy muy extremas para terminar el artículo un poco alegre. Lo que quiero decirte es que (casi) siempre se puede elegir, pero no queremos aceptar las consecuencias.

Puedes elegir irte de un trabajo, buscar otro, trabajar con tu pareja para seguir con ella, no hacerlo, pasarte todas las horas laborales buscando (o creando) trabajo… Creo que has captado la esencia. Se me olvidaba la más importante: puedes elegir invertir en ti. Elegir conocerte, elegir responsabilizarte, aceptarte, amarte. De aquí es de donde parte el resto de tu vida.

Y ¿qué se hace? Ni puñetero caso, todo a lo externo. Que si Fulanito me ha hecho esto, que si mira lo que me ha dicho Pepita… Y así, sin elegir, es cuando empiezas a vivir la vida de otra persona y no la tuya. Todo lo que tú no elijas/decidas lo hará otra persona por ti.

Ya sabes que el final del artículo siempre es tuyo, ¿qué barcos te gustaría quemar? ¿De qué prescindirías en tu vida para vivir la vida que realmente quieres?

Ya sabes, respondo a todos los mensajes 🙂

Tashi deley “Ensalzo la grandeza que hay en ti. Ensalzo el lugar en ti en el que viven tu valentía, honor, amor, esperanza y sueños.”

Si te ha gustado, ¡comparte! Puedes hacerlo desde la barra de la izquierda en el pc o al final del artículo en el móvil (pst! puedes mandarlo hasta por WhatsApp)

Publicaciones Recientes
Mostrando 7 comentarios
  • carmen
    Responder

    yo ya he empezado a quemar mis naves …. y he elegido amarme.
    pasito a pasito, poco a poco, pero ya he empezado y eso es lo importante

    • Sara Martín
      Responder

      ¡Hola Carmen!

      Qué estupendo esto que me cuentas 🙂
      Amarse a una misma es el mayor paso que alguien puede dar. El mayor y el fundamental.
      ¡Sigue por ese camino! Verás la de cosas preciosas que te esperan.

      Un abrazo

  • Cristina
    Responder

    Hola Sara!

    Dese hace más de un año comencé a quemar mis barcos, dejé un trabajo donde me explotaba y comencé a crear mi negocio y a invertir en mi. Como todos los principios, el mío no ha sido fácil y aún estoy luchando para volver a casa en los barcos de mi enemigo. Pero tengo claro que si tengo que quemar más barcos lo haré porque ahora o es todo o es nada. Gracias por tu artículo. Un súper abrazo 🤗

    • Sara Martín
      Responder

      ¡Hola Cristina!

      ¿Cómo verías cambiar la palabra lucha por transformar/reinventar? 🙂
      Lo que tenemos dentro es lo que se refleja fuera y viceversa así que el tándem trabajo en una misma+negocio es una buena unión para ir en la dirección que realmente quieras.

      Un abrazo grande

  • Sarahia
    Responder

    Hola Sara divina!! El viernes quemé algún barco 😊 reserve un lugar para poner mi propio espacio de yoga ❤ y estoy super feliz, pero creo que podría quemar algún otro dejando una parte de mi trabajo actual 🐘 hermoso post!! Como siempre!! Muchas gracias!! Un abrazo Sari!! 🙌

    • Sara Martín
      Responder

      ¡Hola Sari!

      Bueno, bueno, bueno…te has lanzado a quemar naves a lo grande 🙂
      ¡Qué buena noticia esta que me cuentas. Te deseo tooodo el éxito del mundo y, sobre todo, que disfrutes de cada paso del camino.
      Estoy segura que pronto llegará el turno del segundo barco.

      Muchas gracias por pasarte de nuevo, es un placer leerte 🙂

      Un súper abrazo

  • Cristina Melero García
    Responder

    Lo vería mucho más positivo. Me lo anoto! Un abrazo

Dejar un comentario