Ser quien eres

 En PSICOLOGÍA

Ser fiel a quién eres, con toda la que está cayendo en el mundo, no es tarea sencilla. Es más, diría que hasta es un poco…¿complicado? Pero no imposible (ya sabes que soy de Posibles, como si fuera un nombre)

Digo lo de complicado por todo el tema de las creencias que venimos arrastrando durante años y de las que probablemente no seas consciente.

Y tú estás aquí, entre la curiosidad y las ganas de avanzar (déjame que me emocione pensando esto, por favor) y yo tengo algo que contarte así que, ¿empezamos?

 

 

Ayer tuve una revelación, no es como si se me hubiera aparecido la Virgen de Lourdes, pero casi. En mi caso en vez Lourdes se llama Deb (de Oye Deb).

Hará cosa de una año que la sigo y he ido leyendo sus Debsletters desde entonces. Ella tiene la temática #lapeoremprendedoradelmundo en la que va contando sus hazañas y lo que le viene en gana, básicamente. Eso es lo que me dejó ayer KO.

No he mirado siquiera la fecha del último artículo que escribí, pero sé que no fue antes de ayer. La razón de no escribir es simple: no me sentía cómoda. 

Todo en la vida, léeme bien cuando digo todo, se basa en interpretaciones. Por ejemplo, ¿el dinero es bueno o malo? Depende de quién lo maneje, ¿verdad? Pues así con todo. Hay personas para las que una enfermedad ha sido un infierno y siguen en él y otras que lo llaman bendición porque al tener que parar es cuando han empezado a vivir de verdad. 

Como todo en la vida es cuestión de interpretaciones yo tengo la mía sobre el marketing. Y es que a mí el marketing me aleja bastante de lo que soy. Conozco las estrategias y sé que te pueden hacer ganar mucho dinero, pero si tienes que perder tu esencia ¿vale la pena? 

Mira que es engorroso para mí el tema laboral. Empecé con la etiqueta de “psicóloga” y ahora con el marketing.

Lo de la etiqueta de psicóloga te lo voy a resumir rápido, ¿sabes cuando te pruebas una prenda de ropa y te queda o muuuuy ancha o muy estrecha? Eso es lo que me pasaba a mí. Lo que se suponía que “tiene que hacer” (ya estamos con las obligaciones) un psicólogo no era como yo quería hacer las cosas. Hubo final feliz, y después de unas primeras sesiones tensas para mí decidí empezar a quitar capas de piel. Han llovido ya unos cuantos años de esas primeras sesiones y cuánta felicidad acumulada tengo al haberme respetado a mí misma.

El final es el que vivo ahora, hago lo que quiero como quiero con resultados más que visibles con las personas con las que trabajo. ¿Te imaginas que habría pasado de haber seguido con aquel traje? ¡Qué amargura de existencia habría tenido! Y probablemente habría cambiado de trabajo a algo más sencillo en lo que tuviera un sueldo fijo y fuera menos feliz todavía.

Con el tema del marketing me pasa lo mismo. Me gustan propuestas, pero hay otras que no porque me alejan totalmente de mí. Me pasaba incluso escribiendo los artículos para este blog con el tema del SEO, posicionamiento y blablabla. 

Te escribía a ti, pero también escribía a Google y eso no puede ser (o por lo menos no conmigo). Escribir  para Google es como estar cortando tu flujo de escritura una y otra vez. Dejas de ser un poco tú para ser un poco más robot. Hacer un título de Wow!, que incluya la palabra clave y cuanto más al principio mejor. Definir la palabra clave y meterla todas las veces que puedas, que el texto tenga más de X palabras, que investigues los artículos con tu palabra clave… Y que todo esto tenga coherencia. Y después de tener todo esto en cuenta vas y fluyes. ¿Tú lo ves? Yo no. Si tienes la clave, por favor, compártela.

Así que sí, he de reconocértelo, empecé a perder un poco de mi esencia y por eso dejé de escribir.

Ayer a las 23pm de la noche me dio por leer el último capítulo de #lapeoremprendedoradelmundo y acabé, porque mi intuición me llevó a él, en el capítulo 5 llamado Mi estrategia. Y fue como leerme a mí, punto por punto. 

Nunca me he sentido a gusto escribiendo artículos de divulgación, ni poniéndome el traje de psicóloga ni haciendo lo que se suponía que debía hacer porque hace 300 años alguien dijo que era así. Evolución señoras y señores, evolución. 

Mi voz no se identifica con una voz más seria o más técnica. Tampoco me identifico con colocarme en un rol establecido. Sí, soy licenciada en psicología como también tengo otros títulos de experta y de técnico relacionados. Pero no soy eso. Lo que yo hago no me lo ha dado ningún título porque lo tengo dentro, es mi esencia. Cuando una pone su esencia al servicio de los demás, en el área que sea, es cuando las cosas explotan de tanto brillar. 

Lo que yo hago es esto o esto, comunicar desde la cercanía, sin barreras ni títulos. Mi trabajo no consiste en ser psicóloga, lo que yo hago es ayudar a transformar vidas y vivirlas de forma extraordinaria. Porque, ¿sabes cuál es una vida extraordinaria? La que vives con el corazón siéndote fiel a ti misma/o.

Tenemos 3 tipos de cerebro: el cerebro mental, el del intestino y el del corazón. Si el menos potente es el mental, ¿por qué sólo ponemos nuestra fe ciega en éste para vivir?

Busca aquello que te ilumina y hace que ilumines a los demás y no lo pierdas. Es tu brújula.

Como dijo Steve Jobs “Ten el coraje de seguir a tu corazón y tu intuición. De algún modo ellos ya saben lo que realmente quieres ser”.

A partir de ahora quiero despedirme de ti (sólo hasta el próximo artículo, vamos, una despedida corta) con las palabras Tashi deley que significan “Ensalzo la grandeza que hay en ti. Ensalzo el lugar en ti en el que viven tu valentía, honor, amor, esperanza y sueños.”

 

Si te ha gustado, ¡comparte! Puedes hacerlo desde la barra de la izquierda en el pc o al final del artículo en el móvil (pts! puedes mandarlo hasta por WhatsApp)

Publicaciones Recientes
Mostrando 11 comentarios
  • Oaia
    Responder

    Hola Sara, me gusta tu articulo, y si , personalmente prefiero que alguien sea como es.En mi trabajo tambien veo el tema de las estrategias y de que segun te presentas al mundo obtienes mas o menos, peeo a mi me cansa y mucho! Porque la vida es otra cosa la vida es este instante, es aqui y ahora y a veces creo que nos perdemos queriendo obtener no se que resultados, cuando la luz cuando mejor se expresa es cuando la dejamos Ser. Asi que desde aqui te animo: Hazlo a tu manera! Un abrazo.Oaia

    • Sara Martín
      Responder

      ¡Hola Oaia!
      Muchas gracias por invertir tu tiempo en comentar. Ya sabes, si esto es de una sola dirección acaba aburriendo y se acaba dejando. Mientras haya una persona que interactúe esto seguirá existiendo.
      A mí me pasa lo mismo porque al final ves la misma estrategia implementada en muchos sitios y puedes predecir los siguientes pasos sin ningún tipo de esfuerzo.
      Hay que apostar por vivir desde la esencia, lo demás ya vendrá cuando tenga que hacerlo.
      Te mando un súper abrazo!

  • Carmen
    Responder

    Soy incapaz de seguir estrategias. Me da la sensación de estar manipulando y engañando a la gente y eso no va conmigo. Desconozco mi esencia, de hecho la estoy buscando, pero me gusta la sinceridad y tratar a los demás como seres individuales

    • Sara Martín
      Responder

      ¡Hola Carmen!
      Yo veo que el problema no son las estrategias en sí y sí cómo las utilizamos.
      Para el tema de la esencia qué te parece si empiezas preguntándote ¿qué es mi esencia? Una vez tengas esta pregunta desarrollada proyéctate en tu mejor versión, ¿cuáles son sus valores? ¿cómo es su día a día? ¿en qué trabaja? ¿tiene pareja o hijos?
      Cuando lo tengas reflexiona sobre tu yo actual y la mejor versión que acabas de describir, ¿qué cosas tienen en común? Muchas veces tenemos la esencia (o parte de ella) bloqueada o escondida.
      A ver si estos ejercicios te ayudan a tirar del hilo.

      Un abrazo!

  • Mireia
    Responder

    Hola Sara,

    Gracias por el artículo. Yo estoy aprendiendo a vivir siendo fiel a mi misma y siguiendo mi intución. Estoy aprendiendo a ser sincera conmigo y con los demás, a implicarme en lo que me resuena y a decir no en lo que no me apetece. Estoy aprendiendo a estar cómoda con como soy, sin expectativas y haciendo lo que realmente quiero. Soy mami de tres niños y la vida es un poco locura y mi relación de pareja es todo un reto, un camino con baches, muchos, pero está siendo un gran aprendizaje. Con todo esto me he acostumbrado a esconder mis emociones, a esconderme y a guardar silencio. Ahora siento que estoy preparada para avanzar y serme fiel, porque es el único camino de disfrutar y ser feliz. Un abrazo muy muy fuerte. Y gracias por todo lo que haces, a mí me ayuda mucho. Mireia P.

    • Sara Martín
      Responder

      ¡Hola Mireia!
      Qué alegría leerte y que compartas todo esto conmigo 🙂
      Hay veces que la vida nos pone grandes retos y si saber bailar con el viento al final todo queda en un gran aprendizaje.
      Veo que estás haciendo un gran trabajo en esto de serte fiel a ti misma, ¡enhorabuena!
      Me ha encantado esta frase que has escrito «Ahora siento que estoy preparada para avanzar y serme fiel, porque es el único camino de disfrutar y ser feliz.» Vivir desde tu esencia es el camino, sin lugar a dudas, vivir desde el Ser.
      Te mando un súper abrazo y mucha energía para que continúes el camino que has empezado. La intuición nunca se equivoca 🙂

      • Mireia
        Responder

        Gracias Sara por tus palabras. Últimamente me sorprendo de las cosas bonitas que la gente dice de mí, cómo me valoran, cosa que hace un tiempo dejé de hacer, pero ahora estoy aprendiendo a aceptarlo y a reconocerme en esas palabras. También me sorprende cuando alguien resalta o repite alguna palabra que yo he dicho, pero a la vez la guardo para repetírmela en el momento que la necesite. Así que gracias Sara y gracias por lo que haces, por regalarnos tu tiempo y tu esencia. Se nota que siempre hablas desde el corazó y eso es un gran regalo. Un abrazo.

  • Javier
    Responder

    Enorme y magnífica meta la tuya de conseguir transformar vidas. Por que no hay nada más complejo que el foro interno de todas y cada una de las personas, las cuales todas somos diferentes. Lo que para una es bonito, para otra es horrible. Lo que para una es diversión, para otra es un mal trago. Hacia donde orientas a una persona? Hacia donde la diriges? La dificultad no está en nuestro interior, no está en la perdición de no saber que nos hará felices. La dificultad estriba en la imposibilidad de caminar en esa dirección.

    • Sara Martín
      Responder

      ¡Hola Javier!

      Gracias por dedicarme un ratito de tu tiempo 🙂
      Como dices la dificultad no es nuestro interior, la «dificultad» radica en quitar todos los escombros que tapan el Ser.
      Seguir en el status quo nos hace vivir aletargados, limitados e infelices. Al final, socialmente se nos ha educado así, por eso miras hacia un lado y te encuentras lo mismo, miras hacia el otro e igual, por tanto, ¿esto es lo normal, no? Es la norma.
      Y la norma no es vivir ahogado, infeliz y sin saber quién eres. Lo normal no es la escasez, los miedos y lo que nos venden. Lo normal es tu luz, todo el amor que te mueve.

      Te mando un abrazo bien grande!

  • Cristina
    Responder

    Hola Sara,

    Lo que más me ha gustado de este artículo es la forma de escribir, además de contenido que no tiene desperdicio.
    Al leerlo me he visto hablando contigo y entendiendo perfectamente el concepto que en el que te centras. Siempre he pensado que cuando haces las cosas desde el cariño, los resultados son más buenos y positivos, como una buena cena, si le has puesto amor, seguro que estará rica. Por ello no entiendo, si yo tengo asimilada esta creencia, porque me cuesta más trabajo extrapolarla hacia mi beneficio. Aunque diariamente trabajo en dejar fluir a mi esencia, los resultados en mi, no siempre son tan buenos que cuando lo hago para los demás. Buen artículo, ayuda a mover el interior. Gracias por tus conocimientos y la forma e transmitirlos. Un abrazo 🤗

    • Sara Martín
      Responder

      ¡Hola bonita!
      Quizá tenga que ver con la interiorización de esa creencia. Muchas personas que tienen la creencia y saben que fumar perjudica bastante la salud y lo hacen.
      Hoy he escrito un artículo para febrero que se llama «Conquista tu mente y olvídate del resto». Estoy segura de que te va a venir bien para seguir trabajando en esto.

      Uno de los mayores problemas del ser humano es la identificación con la mente. Si trabajas dejar fluir desde la mente, ya tienes la respuesta.
      Si te paras a reflexionar sobre el amor, la alegría, la creatividad, la paz interior…todo esto no tiene que ver con la mente. Fluir tampoco. Fluyes cuando te conectas con el momento presente, cuando dejas de identificarte con tu mente.
      Todo esto es un trabajo que se puede ir haciendo pasito a pasito.

      Un súper abrazo!:)

Dejar un comentario