Pensé que quería decir que la vida no es más que desgracias y angustias

 

Esto lo he pensado alguna vez al leer sobre algunas religiones o disciplinas espirituales.

 

El deseo nos lleva al sufrimiento.

 

 

Fin.

 

Pero no.

 

Ya he entendido que el mensaje no funciona así exactamente.

Y yo que me alegro porque soy una mujer que desea.

 

 

Lo chungo del deseo es que nos aferramos a ello.

 

Deseamos tener pareja y nos vinculamos casi con la primera persona que se nos pone por delante.

 

Deseamos una casa y trabajamos hasta el punto de no saber ni cómo nos llamamos.

 

Deseamos una corporalidad determinada, la que sea, y acabamos con el estrés que nos sale por las orejas, el sentimiento de imperfección por las nubes y buscando validación externa x6.

 

 

Nos aferramos y lo añadimos a nuestra identidad.

 

 

Y la cagamos.

 

 

 

Porque pocas cosas hay más potentes que convertir algo en identidad.

 

Qué seré.
Cómo seré.

 

 

 

Tu cerebro quiere mantener la coherencia así que dependiendo de qué pasos des, los siguientes irán en la misma dirección.

 

¿Por qué?
Por la coherencia.

 

 

Lo que hacen nuestros deseos es asomarnos al momento próximo.
¿Por qué?

 

 

Por la falta de valía.

 

 

Más bien el sentimiento de falta de valía. El necesitar ser siempre “lo bastante buena”+[inserte aquí sus áreas]

 

 

 

Esto tiene una explicación bien sencilla.
Como los deseos que tenemos no son tan fáciles de satisfacer necesitamos estar en lo que siguiente, en lo que va a venir , porque lo actual no es satisfactorio.

 

Ejemplo de deseo fácil de satisfacer: me hago caca. Voy al baño.

 

 

Ojalá todos funcionaran así, ¿verdad?

 

 

Queremos ser lo bastante buenas en nuestro trabajo, como madre, en nuestra relación de pareja, en la salud, con respecto a nuestro físico (incluyendo además de la corporalidad la imagen que proyectamos en general)…

Por no hablar de lo que queremos de los demás.

 

 

¿Todo esto pasa como deseamos?

Generalmente no.

 

 

Entonces solemos hacer dos traducciones bien chulas:

  • me falta algo
  • algo está mal

 

 

 

Y volvemos al deseo y a nuestro Regreso al futuro particular.

 

Resumen:
Desear, sí.
Aferrarse, “caca, no te lleves eso a la boca”.

 

 

PD. Uy, ¿he dicho se timiento de falta de valía? ¡Cáspitas! Eso es niña interior, y sobre niña interior vamos a hablar largo y tendido en la membresía El club de las F*cking Diosas
PD2. Te puedes unir a mi nueva secta arriba.

 

Abrazos de lideresa de secta apretaos 🦖

Sara Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Sara Martín.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad