El hábito que va a transformar tu día

 En PSICOLOGÍA

Si todavía desconoces que somos seres de hábitos ya estoy yo para decirte que así es. Nuestra vida está dirigida por los hábitos. De hecho, somos el resultado de ellos.

Éstos vienen bien porque tener que empezar todo de 0 nos supondría más de un colapso al día, ¿te imaginas?

Ahora es cuando entran en juego, como en cualquier thriller, los «buenos» y los «malos». Pero como sabes que intento quitar este tipo de etiquetas vamos a decir algo así como…los hábitos que te impulsan y los que te anclan.

Lo que te voy a contar es algo absolutamente probado por mí. Nada de lecturas que te vomito sin ton ni son por aquí.

Y, además, aparte de EL HÁBITO voy a darte algunos tips más para que revientes tus mañanas (para bien, of course).

 

Artículo El hábito que va a transformar tu día. Crecimiento personal

 

Érase una vez… Podría empezar perfectamente por aquí porque madre mía la de veces que he intentado esto de meditar. Que si sólo la respiración, que si con una vela, que si haciendo el pino puente…Vale, esta última no es verdad, pero creo que me ha faltado poco con tal de hacer la meditación hábito.

Te voy a ahorrar toda mi historia con la meditación para ir al grano. Uno de los principales problemas es que meditaba por sus beneficios y no por mi qué, es decir, qué era lo que me movía a mí dentro para sentarme 20 minutos a meditar.

Al final lo encontré -otro final feliz- y empecé a meditar de nuevo. Peeeero (voy a contarte la parte no tan chuli porque estoy segura que te va a ayudar) no conseguía instaurar una rutina. Lo hacía cuando me acordaba, a veces (bastantes) incluso a las 23pm (#ohmygosh)

Y aquí viene LA CLAVE. Por favor, redobles de tambor… Levantarme antes y poner la meditación como la primera tarea actividad que hacer (no obligaciones, por favor) quiero hacer para empezar mi día. No sabes el cambio, de verdad, está siendo espectacular.

A mí me gustaría pertenecer al Club de las 5. Sí sí, de las 5am aunque con que sea a las 6am (que ya es) me vale. ¿Y sabes qué es lo mejor? Que con este nuevo hábito de meditar lo veo más que factible.

¿Hay algo más maravilloso que empezar el día dedicándoselo a una misma? En vez de levantarte corriendo, desayunar corriendo, salir de casa corriendo, llegar al trabajo casi corriendo… y así todo el día, en piloto automático y casi sin respirar.

Aquí entran las excusas («no tengo tiempo», «es muy pronto»…) o las acciones («lo hago»). Puedes empezar a ser una persona «habladora» a la que le gustaría todo y no hace nada o puedes ser una «hacedora», de las que lo dicen y lo hacen. Y como somos seres de hábitos como haces una cosa las haces todas. Entiéndeme, no es tan tan tan general, pero la verdad es que bastante sí.

Mis dos rocas con el tema de la meditación han sido:

  • Encontrar el momento ideal para convertirlo en rutina (créeme que por la noche no es el ideal después de llevar a cuestas todo el día que has vivido)
  • Un espacio cuqui que con verlo me hiciera conectar. Para eso cree mi propio altar (que no tiene nada que ver con algo religioso o con sacrificios). Me hace sentir bien y conectada con la actividad que voy a hacer. El altar no tiene que ser nada del otro mundo. Yo tengo una mesa de Ikea de 12€ donde he puesto mi cabeza de Buda, el libro En defensa del altruismo, una vela Rewined, mis piedras, incienso y una planta que nos regaló mi yaya por el aniversario de boda. Todos estos elementos son escogidos, por supuesto. Tú pon los que más te hagan vibrar. Y además medito al lado de una ventana con luz natural (cuando la haya porque ahora a las 7 y pico de la mañana, poquita)

Otro habito que estoy implantando desde hace unos días es estirarme y sonreír cuando me levanto (a veces en la cama, otras cuando voy a meditar que es nada más levantarme porque así estoy de pie, sola, sin molestar a nadie).

¿Te has fijado que es lo primero que hacen los animales cuando se despiertan? Lo de estirarse porque lo de sonreír todavía no lo he visto. En ellos lo cambiamos por bostezo. Léa, Lui y Atia lo hacen siempre. Los animales son sabios. Tú eres también un animal. ¿Eres sabia/o?

Después de meditar me voy al ordenador a escribir, como ahora. Hace unos días me ponía a leer un rato (otro momento que me chifla), pero ahora estoy probando la escritura, exactamente la escritura del blog y buffff, no veas cómo sale, todo fluidito. Me hace conectar conmigo, con mi creatividad y con mi esencia así que no es trabajo, es placer. Y aún así después de escribir intento sacar 30 minutos de lectura antes de irme a desayunar. Así es cómo vivo feliz por las mañanas.

Otra forma de escritura que probé hará un año fue la de soltar (creo que Julia Cameron le da un nombre específico y ahora mismo no lo recuerdo). Consiste en, nada más levantarte, ponerte delante de unos folios y empezar a escribir sin parar. Si no tienes nada que contar de primeras no importa, empieza con que si la camiseta que llevas te gusta o no y verás cómo empiezas a tirar del hilo. Mi forma de utilizar este tipo de escritura fue en un momento en el que necesitaba soltar caca así que daba rienda suelta a todo mi ser en esos folios. ¿Resultado? Empezaba el día como un globo desinflado en vez de con la tensión de mantener eso dentro. Te animo a que lo pruebes.

Creo que con estos recursos tienes más que de sobra para empezar. Yo termino todo lo anterior con un buen desayuno y luego un paseo en el bosque de 2 horas con Atia. Si puedes hacer algo así, lo de conectar con la naturaleza digo, adelante. Ese tipo de conexión también te cambia el día, qué digo, la vida.

Ya que te he compartido mis secretos matutinos más profundos (ni que estuviéramos con Cincuenta sombras de Grey) para que vayas por el día con la energía de un cohete me gustaría conocer algo que hagas tú, cualquier tipo de rutina o ritual.

Por si todavía no lo sabes, contesto a todos los comentarios 🙂

 

Tashi deley “Ensalzo la grandeza que hay en ti. Ensalzo el lugar en ti en el que viven tu valentía, honor, amor, esperanza y sueños.”

 

Si te ha gustado, ¡comparte! Puedes hacerlo desde la barra de la izquierda en el pc o al final del artículo en el móvil (pst! puedes mandarlo hasta por WhatsApp)

Publicaciones Recientes
Mostrando 14 comentarios
  • Carmen
    Responder

    Hola sara, yo acabo de empezar con la meditación. No consigo hacerla todos los días pero lo estoy intentando. De momento mi mejor momento es por la noche, tras el subido de endorfinas del gyn. Son mis dos momentos, los que me puedo dedicar a mi en todo el día. Me ayudan a dormir y relajarme mejor. La escritura tengo que probarlo

    • Sara Martín
      Responder

      Hola Carmen!! Qué bien que hayas empezado a meditar 👏🏼👏🏼👏🏼
      Cada una tiene que encontrar su tiempo. A mí la meditación me produce foco así que para mí es maravilloso empezar el día así. A ti te funciona bien por la noche lo cual es fantástico 😁
      Te animo a hacerla los máximos días posibles de forma periódica, verás qué bien.

      Un abrazo!!

  • Sonia
    Responder

    Mil gracias por tu generosidad. Que maravilla de artículo. Siendo mamá autónoma con un «no sueño profundo» desde hace más de 3 años me cuesta ponerme en situación. Más que nada por que tengo un déficit de sueño enooorme! Lo que sí que hago nada más abrir los ojos es estirar todo mi cuerpo, seguido de unas respiraciones conscientes y por último despierto a mí hijo entre besos y mimos matutinos. Sin duda disfrutar de éstos pequeños momentos me hace empezar el día con una sonrisa de oreja a oreja, feliz y enérgica.

    • Sara Martín
      Responder

      Preciosa!!
      Yo también he pasado por etapas de sueño horribles, tanto que llegué a cogerle un poco de «miedo» al hecho de dormir porque lo hacía a tramos de 2 a 3 horas. Imagínate el descanso, -20.
      Lo de despertar a tu hijo entre besos y mimos tiene que ser el regalazo del día 😀

      Un súper abrazo!

  • Cristina Melero García
    Responder

    Hola Sara!!

    Una de los mejores hábitos que he creado en mi vida ha sido el de meditar de forma continua y hacer yoga. Desde hace años he practicado estas dos modalidad de forma esporádica, y me aportaban mucho, pero no tenía establecida ninguna disciplina o rutina. Desde hace más de un año me propuse hacer yoga y meditar diariamente a ser posible por la mañana. Tras un periodo de tiempo conseguí establecer el hábito y ha sido una de las mejores cosas que he hecho por mi. Soy una persona que genero muchísima energía y mi mente y mi cuerpo siempre están inquietos y activos y el yoga y la meditación me han ayudado a equilibrar mi energia y tomar consciencia con el presente. No paro de recomendarlo a los demás para que mejores sus vidas, aunque muchas o muchos me miren extrañamente jajajaa.
    Me ha gustado mucho tu articulo. Un abrazo grande!

    • Sara Martín
      Responder

      Bonita!
      Lo de meditar es el «top one» de la vida en general jejeje Lo que no es tan «top one» para las personas es quedarse a solas consigo mismas, por eso es algo que todavía cuesta que se extienda.Y mira que lo intento eh jejeje
      Al final las actividades que tienen un componente más de conexión con uno mismo tienen que salir de dentro. Es como hacer sesiones, hay que querer transformar tu vida -querer real, no ideal.

      Gracias por pasarte por aquí 😀
      Un súper abrazo!!!

  • María Alonso
    Responder

    Hola Sara! Gracias pr compartir tus trucos y tu transición hasta convertirlos en hábitos. Yo lo que hago llueve, nieve o truene, al despertarme es concentrarme en como está mi cuerpo y hago unos estiramientos (unos 15 minutos). Me ayuda a tomar consciencia, levantarme más «despierta» y sentirme viva. Ahora quisiera implementar un nuevo hábito: el agradecimiento para «cerrar» el día 😁

    • Sara Martín
      Responder

      Hola María!!!
      Me acuerdo cuando estiraba todos los días -por tema deportivo- y la verdad es que el cuerpo se sentía de otra forma. Me parece un hábito estupendo.
      El de agredecer es muy top, tanto al levantarte como al cerrar.
      Estáte atenta porque no dentro de mucho voy a lanzar para suscriptores la agenda que cree exclusivamente para las personas de sesiones online. He decidido que os la voy a regalar a todos los que queráis. Justo he creado un espacio para agradecer 🙂

      Un abrazo grande!

  • Gloria
    Responder

    Mil gracias por tu artículo bella!!! Hago meditación algunas mañanas, estiramientos, pasear a mi querida perrita..pero no consigo mantener una rutina ni ser constante ( estoy en ello e incluso quiero agendarizarlo..) ni levantarme siempre lo suficiente temprano para tener ese tiempo. Empiezo a trabajar a las 8:00 hrs. Y sé que me va perfecto el mindfulness, y el yoga ( lo practico una tarde a la semana en un centro) así que me has incentivado mucho para buscar esa rutina que tanto necesito!!
    Ah. Si medito al medio día o por la noche me duermo, y no es plan…

    • Sara Martín
      Responder

      Hola bonita!!
      Lo ideal sería que crearas el hábito de una de las actividades aunque las demás puedan ser complementarias.
      Como has leído lo mejor es ver los tempos de cada una. Al final no hay reglas escritas para cada persona en el mundo.
      Generalmente la meditación por la noche activa, pero hay a personas que les viene fenomenal. Igual que con el deporte.

      Escoge la actividad que más te motive y fíjate unos días puntuales para hacerlo. Lo de poner hora, si te va a servir a generar la rutina, me parece estupendo. Prueba esa estrategia y me cuentas si te apetece 🙂

      A por ello que eres capaz de conseguirlo!!
      Un abrazo 😀

  • Javier
    Responder

    Dicen que llevar a cabo una acción durante 21 días continuados hará que se convierta en un hábito. Así que, a priori no parece complicado.
    Meditación, ahi vamos al meollo de la cuestión.
    Una cosa es hacer veinte flexiones durante 21 días, y otra es practicar la meditación. Mucho más complejo si quieres conseguir ese estado. Estoy practicando desde hace poquito, la relajacion. Objetivo? si consigues relajarte en el momento en que tu decides practicar la tecnica (Jacobson, respiración, sonidos estimulantes…) te encontrará s en el punto opuesto a lo que deseas evitar, estrés y/o ansiedad.
    Tu misma, Sara, ya comentas lo dificultoso de encontrar el momento y más aún crear hábito o rutina. Genial me parece lo de la meditación, pues lo considero un nivel superior a la relajación, y fecilitaciones a quien la practicais (que envidia), pero bastante me cuesta encontrar momento de relajación. Trabajos con horarios cambiantes, la casa, la pareja, y si sumamos deporte..!!! 😔🔫
    A pesar de lo complejo ( de algo que debería ser tan sencillo como organizar nuestro propio día) siempre he estado a favor de tener una rutina, no el determinada actividad, si no en el orden de tu propio día, y así conseguir no volverte loco/a!
    Somos animales de costumbres, y el trabajo y la familia obligan, queramos o no. Una rutina(controlada) sin llegar a los obsesionismos cronometrados, o movimientos inamovibles, ayuda a que el día sea más llevadero.
    Tus consejos y propios ejemplos son geniales Sara, pero no puedo evitar poner los pies en el suelo ( tengo ese defecto) 😬, así q espero te tomes estas líneas como puntos de vista encontrados.
    Un abrazo

    • Sara Martín
      Responder

      Hola Javier!

      Es maravilloso que haya diferentes puntos de vista. Nunca hay una sola forma de hacer las cosas 😀 así que es más que bienvenida tu forma de vivir la vida actualmente.
      Entiendo perfectamente lo que me cuentas, el gestionar una vida con pareja, casa etc es un follón si no está medianamente organizado.
      En mi caso trabajo en casa y lejos de facilitar las cosas creo que siempre las complica más. ¿Por qué? Porque en vez de poner el foco 100% en el trabajo siempre hay una lavadora que poner, luego que tender, comidas, limpieza de la casa (tengo una perra y dos gatxs)… Y con Atia estoy una media al día de 3h fuera. Más luego las sesiones online, los artículos, instagram, academia.

      Siempre he sido fan de madrugar mentalmente, pero no en la realidad. Cuando he tenido épocas de madrugar sin despertador ha sido puramente por ritmos biológicos, no por acción por mi parte.
      Resulta que ahora me chifla madrugar, poder estar conmigo misma e incluso hacer cosas de trabajo como los artículos de forma relajada me hace empezar el día a tope.

      El tema de la meditación es brutal, pero también se pueden hacer otras rutinas como la relajación que comentabas por ejemplo. También es igual de maravilloso 🙂 No seré yo la que no te anime con la meditación, te pongo el reto de 5 minutitos al día. Sólo eso. Para subir siempre hay tiempo. Y si los haces nada más levantarte, te caes de culo. Ya no es sólo el meditar, es empezar el día dedicándotelo a ti. Eso cambia todo.

      Respecto a los hábitos y la duración hablo de ello en uno de los artículos que tengo programados. Como bien dices no es lo mismo crear el hábito de meditar que leer para una persona que le encante hacerlo.
      Estáte atento porque cuando salga el artículo verás que hay datos que están lejos de los 21 días con los que nos tienen acostumbrados.

      Millones de gracias por compartir tus experiencias.
      Un súper abrazo!!!

  • Mi Jardín de Retales
    Responder

    Hola guapa!!!! Genial la entrada de organización jejeje. A mi me gusta meditar por la noche, madrugar tanto no es lo mío, pero nunca se sabe.
    Un beso

    • Sara Martín
      Responder

      Hola bonita!!

      Yo tampoco he sido de madrugar jejeje Pero mira, todo es ponerse. A mí, sin dudas, me cambia el día 😀
      Si a ti te va bien por la noche, genial!! A mí, personas que entienden bien de meditación, no me la recomendaron antes de dormir porque activa. Pero es como todo, cada uno tiene que encontrar su forma y su tempo, ¿verdad?

      Gracias por pasarte por aquí.
      Un abrazo!

Dejar un comentario