Con te partiro

 

Así empezamos nuestras andanzas en el amor, volando por la otra persona.

 

O esta es la traducción que han hecho de la canción Con te partiro.

 

Pero luego, si no se trabaja, acaba torciéndose.

 

Porque sí, el amor también se entrenar.
Rectifico, el amor no, la pareja.

 

Las personas.

 

Es relativamente sencillo excusarse en que si no es fácil, no es amor.
Hablar de conexión, de chispa, de motivación…

 

Los seres humanos nos habituamos, damos por sentado.

 

En definitiva, nos acostumbramos.

 

 

Si nos perdemos la digievolución de la persona con la que nos vinculamos acabamos un poco perdidas porque ya no es lo que era. o no lo/la reconozco.

 

 

Normal, tú tampoco eres lo que eras.

Existe un elemento súper fundamental que se expande a cualquier vínculo o relación: la comunicación.

 

Te voy a decir lo contrario de lo que ya te he dicho muchas veces.

 

Ahora, salte del centro.

 

-¿En serio, Sara? 

 

Y tan en serio.

 

 

Porque cuando nos quedamos en nuestro lenguaje, en lo que a nosotras nos gustaría o cómo lo haríamos nosotras dejamos de ver a la otra persona.

 

Comunicar mis necesidades es otra historia de la película en la que no vamos a entrar ahora.

 

Imagínate que quieres venderme algo y uno de mis lenguajes es el del reconocimiento.

 

 

¿Me vas a vender más haciéndome cumplidos o regalándome lo que al resto de clientas?

 

Recuerdo que la persona que me contrató para crear y dar las clases de Gestión Emocional para artistas le daba muchísima importancia al dinero.

 

Cuando decidí terminar mi trabajo allí no había forma de que buscara sustituta/o.

 

Merdé. 

 

 

No estaba hablando su idioma.

 

En cuanto le dije que anunciaba mi puesto con mis condiciones económicas -sabía perfectamente que su intención era pagar mucho menos dinero- ocurrió la magia.

 

 

En unos días tenía, en teoría, a alguien.

 

Hasta este punto es importante comunicarnos desde el lenguaje de la otra persona.

 

Aquí no valen los “cuántos esfuerzos” tirando siempre las mismas piedras al mismo foso.

Eso se llama posicionarnos como víctimas.

 

 

Ni bien ni mal.

 

Simplemente se genera una ausencia de herramientas y oportunidades.

 

 

 

PD. Sobre lenguajes en las relaciones y vínculos también entrenaremos

Membresía El club de las F*cking Diosas.
PD2. Si te apetece dejar de frustrarte porque parece que te estás comunicando con un alien, arriba.

 

Abrazos apretaos y comunicativos 🦖

Sara Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Sara Martín.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad